Los niños pueden sufrir el estrés del divorcio de sus padres. La forman en que reaccionan depende de su edad, personalidad, y las circunstancias concretas del proceso de separación y divorcio.
Entendemos que no necesariamente tiene que ser así. El niño puede estar preparado para afrontar un proceso de esta índole y convertirse en personas más flexibles y tolerantes.
Con la psicoterapia y las pautas adecuadas podemos contribuir a que todo el proceso fluya de una forma más armoniosa y no traumática.
Consúltanos por Whatsapp

Si quieres más información rellena este formulario

Por favor, revisa los campos seleccionados
Antes de firmar/enviar tu solicitud, lee y acepta nuestra información básica sobre protección de datos, contenida en nuestra política de uso de datos

Gracias por contactar con nosotros

En la mayor brevedad posible nos pondremos en contacto con usted